Si preguntamos en cualquier Despacho de Abogados o a profesionales del sector la forma habitual de captación de Clientes y asuntos para su despacho, comenzarán por lo que siempre es un difícil comienzo profesional, para continuar por una fiel cartera de Clientes en la que el conocimiento del asunto y del propio Cliente, suponen un lazo o vínculo que da confianza al cliente y estabilidad al despacho.

La cercanía al abogado, familiaridad o conocimiento en reputación social del profesional es importante, pero no lo es todo, ya que el amplio espectro del actual mundo jurídico, debe llevar a una elección inteligente del profesional basado en la especialización, éxito del mismo, y coste del servicio.

Crecer en un mundo moderno y actual es exigente y también harto difícil, lo cual, lleva al cliente a plantearse las nuevas herramientas para ayudar su elección. Así, en un mundo cada vez más digitalizado, y de inmediatez en la respuesta, se acude a la red digital o internet para obtener una respuesta concreta a un asunto concreto. Este fenómeno comienzan a llamarlo como la “uberización” del sector jurídico. El cliente -online o de la era digital, exige que se le diga coste y planteamiento del asunto lo antes posible, y ante un asunto que no es en sí complejo, delegar el asunto en un despacho, cuyos los honorarios profesionales quedarán fijados antes de la contratación, y siendo por un servicio concreto.

Con ello, se acerca un beneficio mutuo para cliente y abogado, como es el de evitar al máximo el tiempo y la demora de visitas al despacho, así como la aportación de documentación al despacho, la cual se puede realizar también de forma telemática.

El cliente, al que hemos llamado -online o de la era digital, ya no exige un despacho con una sede o despacho en una céntrica calle de la ciudad, sino que analiza el perfil en RRSS del profesional jurídico, las referencias de otros clientes y reputación en la red, y decide la contratación o rehúye la misma.

Aquí, surge la duda sobre si el profesional ha cuidado, depurado e, incluso, invertido lo suficiente en esta imagen del despacho. Y, este es el yin y el yan del abogado, que está en el mercado, en el que todo cambia a ritmos acelerados. Herramientas son el perfil en RRSS, perfil de despacho e implementación de Legal Project Management en la gestión eficaz de un despacho.

One Comment

Deja una respuesta